Higiene ambiental  La Cocina Italiana!! Verano y Diversion!


Puerta a Puerta, más de 500.000 argentinos lo usaron

El sistema, que fue congelado en 2013, ya permitió 4438 entregas diarias de artículos importados. La cifra es lejana al récord de 2013, con 20.000 paquetes diarios.

Cuando el 26 de agosto pasado, el Gobierno anunció el retorno del sistema de envío de paquetes postales bautizado ?Puerta a Puerta? se pensó que los argentinos iban a inundar sus hogares con productos importados. En especial, por las grandes diferencias que existen entre los precios locales y los del exterior. Sin embargo, a cuatro meses de haber regresado este método de compra, la realidad es que aún se está lejos del récord de un millón y medio de compradores y 20.000 unidades diarias que ingresaban al país en 2013 a través de este sistema de compras en el exterior.

Un año después, el gobierno de Cristina Kirchner suspendió el régimen para frenar el aluvión importador que se había generado debido a las atractivas diferencias de valores en especial con los productos chinos que se ofrecían a través de sitios asiáticos como Alíexpress o los provenientes de Estados Unidos.

Sin embargo, el presidente Mauricio Macri decidió reflotar el mecanismo que volvió a funcionar desde fines de agosto pasado y que lleva procesados en esos cuatro meses 532.574 operaciones. Es decir, una media de 4438 paquetes diarios, entre todas las modalidades permitidas para importar en la actualidad.

La cifra de estos primeros meses de vuelta a operar del sistema es lejana a las 20.000 importaciones de 2013, aunque toma solamente el período de arranque durante la era Macri. Es más, en la actualidad la Aduana y la AFIP procesan cerca de 7500 envíos diarios de los cuales solamente terminan concretándose los 4438. Es decir, un poco más de la mitad.

De todos modos, la cifra global del ?Puerta a Puerta?, según datos del Correo Argentino surge de computar los datos entre el 26 de agosto (comienzo del nuevo sistema) y 24 de diciembre. En ese período se retiraron en Aduana 86.210 paquetes; se enviaron a domicilio otros 146.526; hubo 25.376 avisos emitidos pero no retirados. Además, se devolvieron porque no se retiraron en Aduana 11.917 paquetes y otros 89.755 fueron devueltos porque debían ser entregadas a domicilio pero el comprador no realizó todos los trámites.

En tanto otros 172.790 paquetes no pagaron VEP o tasas de Correo, por lo que no pueden aún completar el trámite de envío a domicilio.

En marzo pasado, fue el director de la AFIP, Alberto Abad, quien confirmó el regreso del sistema, aunque el anuncio se demoró más de lo esperado, hasta agosto cuando se anunció su regreso aunque con cambios. Por ejemplo, hay que contar con CUIT, CUIL o CDI y Clave Fiscal habilitada con nivel de seguridad tres. Además, cuando corresponde, se debe abonar un arancel único del 50% sobre el valor del envío, pago que se realiza vía Volante Electrónico de Pago (VEP). Funciona para el caso de los envíos que no superen los u$s 200 y dos kilos, y que no tengan destino comercial.

Una vez que la Aduana o la AFIP aprueban la operación, el destinatario recibirá una notificación del Correo informando que existe un envío a su nombre que puede recibir en su domicilio. Asimismo, se le indicará el número de tracking asociado. A partir de ese momento, el cliente debe activar todos los mecanismos dispuestos por la AFIP para poder terminar recibiendo el pedido en su hogar.

---------------------------------------------------------------------------------------------------

Puerta a puerta, con demoras: más del 50% de los productos importados aún no llegó a manos de los compradores
29-12-2016 Según datos del Correo Argentino, más de 270.000 paquetes todavía no pudieron ser retirados porque los usuarios no realizaron los trámites necesarios o no pagaron las tasas correspondientes. El sistema, para los industriales, todavía no mueve un volumen suficiente como para ser una una amenaza.

A fines de julio, cuando el Gobierno presentó los detalles del servicio “puerta a puerta” para la importación de productos adquiridos a través de páginas web del exterior, los empresarios se pusieron en alerta. 

Ese temor se reforzó cuando el secretario de Comercio, Miguel Braun, destacó que, con la reinstalación de este sistema –que había sido dado de baja por el kirchnerismo-, los consumidores iban a tener la “libertad de comprar en el mundo por un monto de dinero razonable”. 

Además, el funcionario había celebrado el hecho de que el Estado iba a recaudar impuestos por un nivel equivalente al 50% del valor de los bienes importados y que el mercado se iba a ver beneficiado por una competencia saludable. 

Desde cámaras vinculadas con sectores “sensibles” de la economía, como el del calzado, textil y electrónica, rápidamente salieron a cuestionar el sistema. 

Los empresarios argumentaban que este régimen, que posibilita a cada argentino convertirse en un “microimportador” con sólo contar con una tarjeta de crédito, podía hundir más a la industria nacional en un contexto de caída generalizada del consumo y en el que las importaciones tradicionales ya venían sacándole cuota de share. 

Finalmente, el “puerta a puerta” versión macrista entró en vigencia el 26 de agosto, de modo que ya cumplió los primeros cuatro meses de vida. ¿Qué fue lo que ocurrió a lo largo de este período? 

Según datos del Correo Argentino actualizados al 24 de diciembre, a los que accedió iProfesional, de los casi 532.600 paquetes que ingresaron al país a través de este canal, poco más del 50% todavía no pudo llegar a manos de los compradores. 

Puesto en cifras concretas: 

-Unos 232.700 envíos sí se completaron y fueron retirados en la Aduana o entregados en domicilio. 

-En paralelo, cerca de 25.400 avisos fueron emitidos por el Correo Argentino a la espera de que los usuarios retiren los productos. 

-Como contrapartida, hay 274.500 operaciones que, o bien están en un “limbo” o directamente quedaron truncas. 

-De ese subtotal, más de 101.600 paquetes fueron devueltos a los países de origen porque los compradores no realizaron los trámites necesarios para liberarlos o porque superaron los plazos para retirarlos. 

-Finalmente, casi 173.000 encomiendas están en situación de espera y todavía no pudieron ser entregadas porque los particulares no efectuaron el pago de los tributos y tasas correspondientes. 

Fuentes del sector, que pidieron estricto off the record, reconocieron que hay un alto porcentaje de envíos que todavía no pudo llegar a destino pero señalaron que, en la mayoría de los casos, esto responde a que los propios interesados todavía no cumplieron con algunos requisitos necesarios para completar la operación. 

¿La razón? Expertos consultados por iProfesional señalaron que esto responde a varios factores: temor a exponerse ante la AFIP, falta de comprensión sobre cómo funciona el sistema o paquetes que simplemente quedaron abandonados porque su valor no justificaba realizar todos los trámites. 

¿Cómo funciona? 
Cabe destacar que los particulares disponen de dos canales para utilizar el servicio “puerta a puerta”. 

Por un lado, pueden optar por realizar la compra en el exterior y luego hacer llegar el producto a través de una empresa privada tipo courier (como FedEx o DHL). Este sistema: 

• Permite realizar sólo un máximo de cinco operaciones anuales. 

• Tiene la desventaja de no tener franquicia. 

• El usuario debe abonar el mismo arancel que una empresa importadora (por ejemplo, en el caso de una prenda paga el 35%). 

• El valor de cada envío debe ser inferior a los u$s1.000 y pesar menos de 50 kilogramos.

La desventaja que muchos observan para este tipo de servicio logístico es que el costo del flete puede llegar a exceder cómodamente el precio del producto. 

Así, es posible adquirir con tarjeta de crédito en portales chinos una notebook Lenovo a u$s180, pero con un servicio logístico que duplica el costo de este dispositivo. 

Por eso, la gran mayoría de los compradores prefiere realizar este tipo de operaciones a través de un correo estatal del exterior. 


Esto es así ya que, en el caso de China, el flete puede estar 100% subsidiado, con lo cual el interesado puede lograr un importante nivel de ahorro.
Estas operaciones, una vez arribado el producto al país, son canalizadas por el Correo Argentino. El servicio a través de esta modalidad, impone las siguientes condiciones: 

• Tiene la ventaja de que no hay límite en la cantidad de compras anuales (a diferencia del courier, que son cinco como máximo). 

• Se cuenta con una franquicia de u$s25 pero por única vez. 

• Una vez descontada dicha franquicia, se tributa el equivalente al 50% del valor del producto. 

• El envío no debe superar los u$s200 ni los 2 kilogramos si se quiere recibir el artículo en el domicilio. 

• En tanto, aquellos que quieran traer por el correo oficial mercadería por hasta u$s1.000 (límite 20 kilos) deben retirar el producto en Aduana. 

Claro que para hacerse del artículo, hay que cumplir con una serie de pasos: 

• El Correo Argentino envía al comprador un telegrama de aviso. 

• A partir de allí, el usuario luego deberá completar un formulario en la página de la AFIP, lo que implica que tiene que contar con un número de CUIL/CUIT y clave fiscal, con un nivel de seguridad 3 para poder operar. 

• En la web, el usuario debe generar un Volante Electrónico de Pago (VEP) para poder abonar los impuestos establecidos por el fisco (se puede pagar por home banking) y, además, tiene que desembolsar $100 por manejo del paquete. 

• Posteriormente, el particular debe comunicar en la web de la AFIP que recibió la mercadería dentro de los 30 días corridos.

• Desde el organismo conducido por Alberto Abad aclaran que, de no confirmar la recepción, el destinatario no podrá recibir otro envío bajo esta modalidad hasta que dicha confirmación se haga efectiva o se justifique ante la Aduana indicando los motivos por los cuales no se realizó la confirmación.

Todo esto demuestra que el sistema “puerta a puerta” tiene una “letra chica” muy amplia, lo que explica en parte por qué hay tantos paquetes sin entregar. 

“Hemos notado que este servicio está registrando demoras por varios motivos: hay personas que realizan la operación y después no quieren exponerse ante la AFIP; otros importan alguna baratija y, al ver los trámites que realizar, consideran que no se justifica completar la operación y también están los que no llegan a entender cómo funciona el sistema”, explicó Miguel Ponce, experto en comercio exterior. 

En cuanto a los productos que más se están importando, afirmó que “abundan los artículos de electrónica de bajo costo o accesorios”, como pueden ser auriculares, parlantes, relojes inteligentes de marcas genéricas, discos rígidos externos o protectores y fundas para celulares. 

También, indicó que se están trayendo algunos textiles y calzados, pero “nada de esto de manera masiva”. 

En cuanto al origen, el país que monopoliza el “puerta a puerta”, es China: cerca del 80% de las compras realizadas hasta el momento se canalizaron a través de portales web ubicados en el gigante asiático.

Higiene ambiental Marketing Online


La mejor Carne al mejor Precio Llevamos el cine a tu casa! La Mejor Carne de San Telmo La Mejor imagen Yoga y Reiki El Mejor Seguro

Estética Dental! Marketing Online