Higiene ambiental  La Cocina Italiana!! Verano y Diversion!


Cierre de año complicado para Avícolas y Porcinos

La preocupación por el aumento de los costos de producción es el punto en común de entre el sector avícola y el porcino.  A eso se le suma la caída de consumo en el primer caso y el alza de las importaciones en el segundo.



Hace prácticamente un año se implementaron una batería de medidas orientadas hacia el sector agropecuario. A la eliminación de las retenciones y la devaluación de los primeros meses se le sumó un deprimido mercado interno, los tarifazos y el delicado contexto internacional que no trajo consecuencias igualitarias en lo que oficialmente se denomina como “el campo” y que el gobierno de Cambiemos reivindica constantemente desde lo discursivo. Esta expresión olvida las heterogeneidades y multiplicidad de actores que conforman el sector.
En efecto, resulta interesante revisar dos casos en donde la eliminación de las retenciones al maíz –principal insumo- y el tarifazo trajo un incremento fenomenal de los costos de producción: carne aviar y porcina. Además, la apertura comercial aplicada desde diciembre 2015 preocupa cada vez más a miles de productores que viven principalmente de estas actividades. Sin embargo, el resto de los indicadores muestran trayectorias distintas.
Avícola
Fue uno de los sectores más golpeados durante 2016. Así lo confirman los propios datos del Ministerio de Agroindustria: hasta septiembre de 2016 en relación al mismo periodo de 2015 se observa una caída tanto de la faena como de la producción del 6% y del 4% como así también del consumo aparente (2%) y del consumo total (3%). Asimismo, según datos del INDEC, las importaciones en dólares y en toneladas se incrementaron un 498% y un 699% respectivamente, mientras que las exportaciones, en el periodo mencionado, disminuyeron un 29% en dólares y un 19% en toneladas.
Dicho brevemente, pese a la devaluación y la quita de retenciones no sólo no se observa un boom exportador, sino que las ventas al exterior cayeron abruptamente. La explicación de eso debe encontrarse en el aumento de costos, basado pero no limitado al aumento del maíz. Por otro lado, el consumo interno, en función de la caída de la demanda está en retroceso, lo que retroalimento los problemas del sector. Las importaciones, debe señalarse, si bien crecieron significativamente si bien se multiplicaron por ocho en los últimos meses, todavía no representan una amenaza seria para el sector, ya que acaparan sólo el 0,4% del consumo interno.
Porcino
Los indicadores del sector porcino, publicados por el Ministerio de Agroindustria, muestran un panorama distinto. De esta manera, entre enero y septiembre 2016 se produjo un crecimiento de la faena (10%), la producción (8%), consumo aparente y total (10%) respecto a igual periodo del año 2015. Si bien las exportaciones se incrementaron un 26% en dólares y un 68% en toneladas, cabe destacar que las mismas representan aproximadamente el 1% de las importaciones. Y es que el punto más álgido del sector viene por el lado de las importaciones que se incrementaron 110% en toneladas y su equivalente en divisas un 79% en el acumulado anual. Si se cuenta solamente los últimos meses, en septiembre las importaciones fueron 3,6 veces las del mismo mes del año pasado, y en octubre 2,1 veces. Este último punto, junto al incremento de costos, resultó ser el de mayor reclamo de los productores del sector en los últimos tiempos.
Y es que en el caso del sector porcino, la incidencia de las importaciones en el consumo total sí es significativa. Promediando los meses de septiembre y octubre de este año, las importaciones alcanzaron el 6,2% del consumo total interno del país. Desde ya que no se trata de la proporción de importaciones que tienen por ejemplo los teléfonos celulares o las computadoras, pero se trata de una proporción que afecta al precio que se le paga al productor, sin duda, y que genera preocupación en la proyección de la evolución del sector. Adicionalmente, parte de las importaciones provienen de países europeos, que le otorgan a la producción porcina diversos subsidios, y con la cual es por lo tanto más difícil competir.
La combinación de una serie de políticas como las mencionadas anteriormente, explican la mayor preocupación por cómo será la trayectoria futura de estos sectores. No obstante, un punto importante que vale la pena mencionar en lo que refiere a carne aviar y porcina es una tendencia a una mayor participación en el consumo total de carnes, dada la caída del salario real y su consecuente baja en el consumo de carne vacuna, tendencia que no parece modificarse en esta coyuntura.

Higiene ambiental Marketing Online


La mejor Carne al mejor Precio Llevamos el cine a tu casa! La Mejor Carne de San Telmo La Mejor imagen Yoga y Reiki El Mejor Seguro

Estética Dental! Marketing Online