Higiene ambiental  La Cocina Italiana!! Verano y Diversion!


Clausuraron tragamonedas en Casinos Porteños

Inspectores de Lotería Nacional clausuraron 94 máquinas tragamonedas en el Hipódromo Argentino de Palermo y 88 en los barcos del Casino Buenos Aires de Puerto Madero, por no cumplir con los requisitos de seguridad exigidos por la ley que regula el juego de azar.

Los operadores dijeron que esas máquinas se darían de baja para reemplazarlas por nuevas
Según se conoció, los controles comenzaron hace una semana, cuando unos 15 inspectores se apersonaron a la sala de juegos del Hipódromo -donde hay 4.500 tragamonedas- y a los barcos donde las máquinas son unas 1.200.
Encontraron que varias máquinas carecían de los certificados del fabricante y de algún laboratorio internacionalmente reconocido, dos requisitos obligatorios para garantizar que las tragamonedas son seguras y funcionan correctamente sin perjudicar al apostador. Tras darle plazo a los operadores para que respondieran, y como estos reconocieron que carecían de los papeles, ayer los inspectores clausuraron las máquinas las que fueron precintadas con los stickers autoadhesivos que suelen usarse en la clausura de comercios.
En más de una década, los inspectores del organismo nunca habían pisado las principales salas de apuestas porteñas.
En tanto, también encontraron que varias tragamonedas no contaban con el sistema de emergencia UPS, cuya función es mantenerlas activas durante al menos 15 minutos en caso de que se corte la luz en la sala.
Fuentes de Lotería Nacional aseguraron que “este no tiene que ser un organismo político sino de control. Pero nunca se había hecho una fiscalización como esta. De hecho, todavía no definimos qué sanción les corresponde porque formalmente no tienen antecedentes de infracciones”.
Para los operadores la infracción detectada es un tema menor. "La empresa ya había dado aviso a Lotería oportunamente de la intención de dar de baja dichas maquinas y reemplazarlas por nuevas. Se aguarda dicho permiso para avanzar en el recambio", aseguraron voceros de Hipódromo de Palermo.

 

Con las tragamonedas en Palermo, López nunca pagó Ingresos Brutos. Un emisario de Macri ya lo intimó.

El ingreso de Lotería Nacional al Hipódromo de Palermo y al casino flotante de Puerto Madero fue la última señal que recibió Cristóbal López de parte del Gobierno de Macri. Hubo otras antes: la primera fue el año pasado cuando la Ciudad frenó una licitación de Lotería Nacional que le entregaba en bandejas los cinco bingos porteños al empresario K. La última, la intimación a pagar una millonaria deuda impositiva que los casinos mantienen con la Ciudad.
Fue hace algo más de un mes. Fabián Rodríguez Simón, abogado y asesor de Macri, le había dado 30 días a López para que pagara una deuda estimada en $ 4 mil millones por Ingresos Brutos que acumula desde 2003 por lo que recauda con las máquinas tragamonedas en el Hipódromo de Palermo.
El pago nunca se efectuó y no parece casual que, cumplido el plazo, Lotería haya ingresado a las salas de López para controlar por primera vez sus máquinas tragamonedas. No había pasado nunca en los 12 años de gobiernos kirchneristas. De hecho, nadie auditaba lo que López factura con sus 4.500 máquinas. Sólo él lo sabe.
La relación de Cristóbal López con el juego en la Ciudad arrancó en 1999. Asociado a los españoles de CIRSA se quedó la licitación que el presidente Carlos Menem hizo por un casino en Puerto Madero. Técnicamente no estaba en tierra: era un barco (luego fueron dos) que flotaba en territorio federal.
Esa fue la excusa para esquivar los controles y los impuestos que debía tributar a la Ciudad. Fernando De la Rúa como intendente intentó clausurarlo. Estuvo cerca aunque siempre chocó contra fallos judiciales. En resumen, hubo en todo este tiempo15 amparos, fallos en todas las instancias y hasta tres sentencias de la Corte Suprema. Y los barcos nunca zarparon.
Ya como presidente, De la Rúa habilitó la instalación de máquinas tragamonedas en el Hipódromo de Palermo, que estaba en ruinas y concesionado en manos del empresario Federico de Achával. Por un lado rescató a la actividad hípica. Pero por el otro, le abrió la puerta a Cristóbal López. La llave se la dio Néstor Kirchner. Como las aguas de Puerto Madero, el hipódromo es considerado territorio federal
Lo asoció con De Achával y juntos llevaron el juego en Palermo a su máxima expresión. Aníbal Ibarra como jefe de Gobierno buscó la manera de que la explosión favoreciera a las arcas de la Ciudad. Terminó arreglando con Kirchner un canon irrisorio al lado de las ganancias que ya generaban las tragamonedas. Otra vez había ganado Cristóbal.
Hace dos años, intentó renovar el convenio a cambio de que le perdonaran la deuda de Ingresos Brutos. Estuvo cerca de conseguirlo. Se lo voltearon. Su suerte en el juego había comenzado a cambiar.

Higiene ambiental Marketing Online


La mejor Carne al mejor Precio Llevamos el cine a tu casa! La Mejor Carne de San Telmo La Mejor imagen Yoga y Reiki El Mejor Seguro

Estética Dental! Marketing Online