Higiene ambiental  La Cocina Italiana!! Verano y Diversion!


Olivos busca perfilarse como el nuevo Puerto Madero

La zona se reactiva con desarrollos inmobiliarios y la instalación de empresas que se mudaron buscando u contexto más tranquilo; los principales proyectos en marcha.

En los últimos años cinco el Puerto de Olivos se recuperó y se transformó en una zona con oportunidades tanto en el segmento residencial como en el corporativo. La zona que concentra inversiones inmobiliarias por $ 1800 millones se transformó en un imán para las marcas que comenzaron a avanzar con la instalación de puntos de venta, para las multinacionales que se mudaron en busca de un contexto diferente para sus operaciones y para quienes no quieren instalarse en un barrio cerrado y desean vivir entre un mix urbano, verde y cerca del agua.

La tendencia incentivó a los desarrolladores. Por caso, Grupo Portland levanta una torre de $ 500 millones de inversión. El proyecto de 20 pisos cuenta con 180 residencias de lujo en el que el m2 se comercializa desde US$ 4.000 el m2.

En sus últimos pisos se encuentran los penthouses con terrazas propias de hasta 250 m2 a los que se puede acceder con un ticket desde US$ 1,2 millones. En cuanto a los amenities, el desarrollo cuenta con los servicios de un hotel 5 estrellas entre los que se destacan: un solarium de 700 m2, dos piscinas, spa, hidromasajes, sala de yoga, gimnasio con máquinas de spinning, microcine, kids club y business center con wi fi.

Por otra parte, la llegada de marcas gastronómicas hizo que la zona no se transformara sólo en un fenómeno de LLL –location, location, location– sino que se convirtiera en LTG –location, trendy y gourmet-. Una tendencia que gana protagonismo en el sector y en la que los propios desarrolladores se involucran. El concepto parte de que ya no alcanza con generar proyectos con buenas vistas y los amenities tradicionales, hay que generar experiencia y que el propietario sienta que el proyecto es parte de “una extensión de su living”.

“La iniciativa viene en consonancia con la nueva tendencia global que lleva a incluir en los proyectos distintos diferenciales para un público amante del buen comer y que invierte en lifestyle”, relata Marcelo Buyo, gerente General de Grupo Portland. En este caso fue el propio fundador de la desarrolladora, Gustavo Menayed, quien convocó a cada una de las marcas instaladas caso por caso.

En la costa de Olivos ya pusieron pie la cadena de heladerías Lucciano’s, Le Pain Quotidien, La Panadería de Pablo Massey, Carne, la hamburguesería deMauro Colagreco, el chef argentino en el top 10 mundial

El paseo comercial, que demandó $ 100 millones, complementa su oferta con un Megatlon y un supermercado Jumbo. “Desde hace un tiempo se está viviendo un proceso de descentralización en las ciudades y una de las causas de ello es que la gente cada vez más elige vivir, trabajar y llevar adelante su vida social con pocas cuadras de distancia” agrega Buyo.

Otro punto clave es que Vicente López, según los últimos cuatro censos, es el distrito con mayor segmento ABC1. “Es imprescindible que al corredor se lo analice en su totalidad, considerando el impacto en el tránsito, el transporte público y los nuevos servicios que demanda”, pone sobre la mesa un nuevo tema Domingo Speranza, presidente Newmark Grubb BACRE, empresa de servicios inmobiliarios de inmuebles comerciales y oficinas.

El potencial del área
Analizar la promesa de revalorización del Puerto de Olivos merece un capítulo aparte. Para empezar, su acceso, a sólo 15 cuadras de la avenida Libertador y la General Paz, y la cercanía a medios de transporte público como la línea Mitre del tren, e incluso un servicio de transfer en lancha que une el Tigre con Puerto Madero y que le permite a quienes viven en Vicente López embarcarse en el Puerto de Olivos para ir a trabajar al centro porteño, prueban que se trata de un área que promete fuertes revalorizaciones.

“La zona se revalorizó en dos años. Pasó de los US$ 2300-2500 m2 a US$ 2800-3000/m2 como piso, para lo nuevo. Lo usado también acompañó por una cuestión de demanda. Hoy se buscan desde unidades de 3 ambientes en adelante”, detalla Maximiliano Bravo, socio de Tizado Emprendimientos de zona norte. En su caso, trabaja en la colocación del proyecto Olivos Bay, ubicado en la primera línea de frente al río que tiene unidades de 1, 2 y 3 ambientes más penthouse y que está comercializando a un valor promedio de US$ 2800/m2.

“Cuando llegamos a Vicente López nos encontramos con el desafío de modernizar el partido y de generar alternativas para que los vecinos puedan disfrutar de la ciudad a través de una buena oferta cultural, de entretenimiento y actividades al aire libre. Con la iniciativa privada, el acompañamiento del sector público y el consenso del tercer sector se logran avances que potencian la zona y hace que la gente elija vivir en el partido”, relató Jorge Macri, intendente del Partido de Vicente López en la presentación del centro comercial.

Otro de los proyectos de la zona son Vista, un complejo residencial de lujo ubicado frente a la bahía del puerto de Olivos compuesto por 24 residencias en altura que van de los 157 hasta los 430 m2. También se encuentra el proyecto Riviera cuyo ticket de venta que arranca en los US$ 230.000 y que está orientado a un público más joven con unidades de dos y tres ambientes. Este año, se lanzaron dos nuevos proyectos: Palmera Bureau, un complejo de oficinas de 21 pisos y Solis II, un condominio residencial con un valor que asciende a US$ 3800 m2. “A diferencia de otras plazas, en el polo inmobiliario de Olivos, conviven tanto el inversor como el usuario final por la demanda activa de propiedades que hay en la zona”, agrega Buyo.

La avanzada corporativa también impulsa el desarrollo del área. En los últimos años, el corredor Libertador cruzando la General Paz vivió cambios vertiginosos. Toyota, GM y Mercado Libre son algunas de las empresas que se instalaron. “El cambio de zonificación e indicadores urbanísticos en el corredor de la avenida Libertador en Vicente López fue una operación desde el punto de vista de la economía urbana de gran impacto”, analiza Speranza.

El área estaba destinada a servicios de baja renta, relegando depósitos para venta de automóviles entre pocos edificios de baja altura de oficinas. El cambio de indicadores urbanísticos permitió consolidar un frente común de la Avenida del Libertador, ofrecer usos mixtos, crecer en densidad, aumentar la ocupación del partido, incrementar los valores inmobiliarios y generar que en las áreas residenciales que caracterizan a Vicente López se produzca un recambio generacional.

Higiene ambiental Marketing Online


La mejor Carne al mejor Precio Llevamos el cine a tu casa! La Mejor Carne de San Telmo La Mejor imagen Yoga y Reiki El Mejor Seguro

Estética Dental! Marketing Online