Higiene ambiental  La Cocina Italiana!! Verano y Diversion!


Viviendas flotantes en containers

En Dinamarca ya prueban monoambientes agrupados para estudiantes que se pueden amarrar en los puertos.

No hace mucho, en Copenhague se dieron cuenta que en las ciudades con puerto sobran algunas cosas y faltan otras. Por ejemplo (como en cualquier otro lugar del mundo) faltan viviendas, pero lo distintivo de las urbes portuarias es que se acumulan los containers. La razón es que esas cajas metálicas que se usan para transportar mercadería de un lugar a otro en barco no duran más de 15 años. Y cuando dejan de servir, quedan tirados en cualquier lugar del mundo.

De ahí, a construir viviendas con contenedores marítimos en desuso hay solo un paso. Es más, en Londres, desde hace más de 15 años, existe todo un barrio construido con estas cajas de acero. Los británicos lo llaman Container City y es un grupo de 14 edificios con 15 viviendas de 30 metros cuadrados cada una. Pero ojo, estos módulos no sirve solo para departamentos chicos, se pueden combinar con otros para lograr viviendas más grandes.

En definitiva, los containers son prácticos, sólidos, baratos y hay un montón. Para que tengas una idea, se calcula que en este mismo momento hay 18 millones de contenedores surcando los océanos. Pero no hay que esperar a que se pongan viejos, ya hay usados a disposición. Si te fijás en Internet vas a ver que acá se ofrecen contenedores de 40 pies (2,6 metros de altura; 2,30 de ancho y 12 de largo) a un precio que oscila entre los 40 y 80 mil pesos.

Lo que te quería contar es que los daneses, más precisamente los arquitectos del estudio BIG, decidieron construir viviendas rápidas y baratas para estudiantes en las “áreas subutilizadas de los puertos”, que además, tanto en Copenhague como en Buenos Aires, están bastante cerca del centro de la ciudad.

El invento consistió en apilar 9 contenedores formando un círculo de dos pisos (más bien un hexágono). En esos containers caben 12 departamentos de aproximadamente 25 metros cuadrados que se organizan alrededor de un patio central, un lugar perfecto para reuniones estudiantiles. El conjunto tiene una terraza vegetal, otra accesible para tomar sol y la tercera con colectores solares que le dan electricidad al edificio.
Pero lo genial de este proyecto es que cada uno de estos apilamientos de casas-containers es flotante ¡Sí! Flotante como un barco y con esto no solo se ahorra el costo del terreno sino que la solución se puede repetir en cualquier lugar con agua.

Se podrían hacer en Buenos Aires, en el Tigre, en San Fernando, y en toda la ribera de este tranquilo e inmenso río que tenemos casi olvidado.

Los daneses ya le pusieron un nombre a su condominio navegante y lo quieren vender en todas partes. Se llama Urban Rigger y además de las viviendas, cuenta con un muelle para kayacs, plataforma para tirarse al mar, área de parrillas, 65 metros cuadrados de terrazas comunitarias y, por debajo del agua, un sótano de 230 metros cuadrados. Este pontón sumergido no sólo hace que todo flote, también tiene 12 bauleras, la sala de máquinas y una lavandería totalmente automatizada.

Como los daneses se preocupan mucho por la sustentabilidad, además de los colectores solares que dan electricidad, la calefacción y la refrigeración de las unidades se hacen recirculando agua del mar que (como todos sabemos) siempre está más fría que la temperatura ambiente en verano y más caliente en invierno.

Higiene ambiental Marketing Online


La mejor Carne al mejor Precio Llevamos el cine a tu casa! La Mejor Carne de San Telmo La Mejor imagen Yoga y Reiki El Mejor Seguro

Estética Dental! Marketing Online